lunes, 6 de abril de 2015

TPP, ¿en la recta final?

Artículo escrito por Ana Romero, de RedGE, publicado en el diario UNO. Hace unos días se filtró el Capítulo de Inversiones del Acuerdo de Asociación Trans Pacífico (TPP por sus siglas en inglés), el acuerdo de libre comercio que negocia desde hace unos años Estados Unidos con 11 países de la cuenca Asia – Pacífico, donde participan Perú y otros países que ya tienen un TLC con Estados Unidos. Una vez más nos informamos de lo que se viene negociando en este acuerdo por una filtración de Wikileaks, y no por nuestras autoridades; lamentablemente esto ya no sorprende a nadie.

Esta filtración evidencia la continuidad en la política de apertura comercial que viene impulsando el gobierno otorgando “superderechos” que se incluyen desde los Tratados Bilaterales de Inversión y se blindan en el TLC con Estados Unidos. Evidencian además que no ha habido una reflexión participativa –con la sociedad civil- sobre si vale la pena reforzar los mecanismos que blindan la inversión extranjera sin plantearnos la posibilidad de evaluarlo y corregirlo.

En la misma semana de la filtración de Wikileaks, el MINCETUR convocó a la sociedad civil para una reunión informativa, luego de las reuniones que el equipo negociador peruano sostuviera con los demás países en Hawai. Y debemos decir que más allá del estilo de informar, bastante técnico y sumamente breve, podemos concluir que este acuerdo tiene el apuro de cerrarse cuanto antes, pero existen evidentes nudos que no permiten dicho cierre. Y parece ser que Propiedad Intelectual sigue siendo el tema crítico. La protección y uso exclusivo de datos de seguridad y eficacia para medicamentos biológicos parece ser el tema más complicado y en el que el lobby de la industria farmacéutica estaría ejerciendo gran presión. Como sabemos los medicamentos biológicos son los más efectivos para enfermedades como cáncer y sida y son de un alto costo y no gozan de esta protección en el Perú en este momento. Lo que se busca es ampliar la protección retrasando la competencia y manteniendo los precios altos de los medicamentos. Perú dice estar firme en su posición frente a los biológicos, pero ¿hasta cuánto estaremos dispuestos con esta firmeza?

jueves, 19 de marzo de 2015

El TPP en su laberinto

Artículo escrito por Alejandra Alayza de OXFAM, publicado en el diario La República. El domingo pasado, una nueva ronda de negociaciones del Acuerdo Trans Pacífico (TPP)se cerró en Waikoloa, Hawaii. Mientras tanto, en nuestro pueblo un preocupante silencio es la cómplice veladura de este enrevesado proceso de negociación. Según reportes, nueve de los 30 capítulos de este acuerdo comercial están ya acordados, pero las diferencias en los capítulos más sensibles perduran.

En Hawaii, lejos de lograr acuerdos en los temas más sensibles, se vuelven a patear las fechas del cierre de este proceso: se habla de un posible cierre del proceso hacia finales de abril o mayo. Nos cuentan que durante la semana de negociaciones en Hawaii los jefes negociadores han buscado resolver las serias controversias alrededor del capítulo de propiedad intelectual. Sí, mi querido lector, ese del que hemos advertido hasta el cansancio por su potencial impacto en el acceso a medicamentos.

Dos son los asuntos claves de esta controversia: la protección de datos de prueba para medicamentos biológicos (eliminando la competencia durante 12 años) y la definición de periodos de transición hacia estándares de propiedad intelectual más elevados para los países menos desarrollados. Nadie se salva. Los Estados Unidos están buscando "side letters" con algunos países sobre estos temas (entre ellos Chile), promoviendo así parchar con compromisos paralelos.

¿Acaso para seguir en el TPP no vale decir que "no" a estos nuevos estándares que afectan el acceso a medicamentos? ¿Los negociadores peruanos están apostando por este arreglo al lado de la mesa? Faltan respuestas.

Reconstruir información sobre lo que pasa en estas negociaciones no es nada fácil. La falta de transparencia es general, y en el caso peruano gravísima. La ausencia de debate público deja libre la necesaria fiscalización de las decisiones que asumirá el Mincetur y que podrían comprometer el futuro de los peruanos. ¿Y qué dice el Mincetur sobre esto? El silencio sepulcral, y sobran las razones para preocuparse. 

jueves, 12 de marzo de 2015

Gobierno malgasta dinero fiscal y abandona a pacientes

Artículo escrito por Roberto López de Acción Internacional de la Salud - AIS, publicado por el diario UNO. La resolución No.151-2014 del MINSA ha establecido que de 399 enfermedades raras o huérfanas, sólo 8, las denominadas de “muy alta prioridad” sean atendidas, aprobándose las intervenciones correspondientes. Define también la Resolución que “posteriormente, según disponibilidad presupuestaria, incluir paulatinamente los siguientes grupos priorizados del listado”. Es decir, que por falta de recursos financieros se dejará sin atención a los pacientes que sufren alguna de las 391 enfermedades que no son de “muy alta prioridad”.  El dolor, la discapacidad y eventualmente la muerte, esperan a estos pacientes.  

De otro lado, el mismo Gobierno se hace cómplice del abuso monopólico de Bristol Myers Squibb (BMS)  a quien se le quiere regalar casi 26 millones de soles  cada año por la compra del atazanavir, usado para el VIH.  El MINSA, EsSALUD, Hospitales de las Fuerzas Armadas y Policiales pagan S/.  29  por la tableta de atazanavir, mientras que Bolivia la consigue a S/. 1.40  en su versión genérica de calidad garantizada. Si se comprara el atazanavir genérico se haría un ahorro de alrededor 130 millones de soles hasta que venza la patente de BMS, dinero que puede utilizarse para cubrir brechas del sistema de salud como el tratamiento de pacientes con enfermedades raras y huérfanas.

El MINSA ha entendido que el camino es la licencia obligatoria que habilite al  país a producir o importar una versión genérica a precios bajos. La propuesta de un DS declarando de interés público el atazanavir para luego otorgar la licencia obligatoria, ha llegado hasta la PCM donde los argumentos del MEF y el MINCETUR, con un fuerte tufo proveniente de la gran industria farmacéutica han sembrado obstáculos que se suman a las presiones que han venido desde la Embajada de Estados Unidos y a la incompetencia o venalidad de algunos funcionarios públicos.    

El Estado debe proteger a todas las personas, y tiene la obligación de buscar los mecanismos disponibles para lograr atender las necesidades de la población, particularmente en lo que se refiere a su salud y la vida.  El gobierno del Presidente Humala no puede poner los intereses económicos de una compañía farmacéutica por encima de los intereses públicos; más aún cuando la licencia obligatoria es un recurso legítimo y componente del sistema de patentes que regula la propiedad intelectual en el país.  

Ver en: http://diariouno.pe/columna/gobierno-malgasta-dinero-fiscal-y-abandona-a-pacientes/

jueves, 26 de febrero de 2015

Los fantasmas rondan la licencia obligatoria

Artículo escrito por Javier Llamoza de AIS, publicado en el diario UNO. Desde hace más de un año, las organizaciones de la sociedad civil han solicitado al gobierno el uso de la licencia obligatoria a fin de reducir el precio del medicamento atazanavir por el cual pagamos 20 veces más que el precio pagado en otros países de la región, ocasionando un sobregasto por año de más de 26 millones de soles.

Como se sabe, este alto precio es producto del monopolio que le otorga la patente a la marca REYATAZ (atazanavir) de la farmacéutica Bristol Myers Squib y se prolongará hasta el 2019.

A esta solicitud, se han sumado la Federación Médica, el Colegio Químico Farmacéutico del Perú, Congresistas de la República, EsSalud, la Municipalidad de Lima, ADIFAN, entre otros. La solicitud es justa; el ahorro permitiría afrontar las brechas existentes en el sistema de salud.

Ante esto, la reacción de la farmacéutica no se ha hecho esperar. Primero con una carta intimidatoria al Colegio Químico Farmacéutico del Perú, luego comunicando a la embajada de EEUU que esta medida afectaría su inversión, y hoy la propia embajada se ha reunido con altos funcionarios del gobierno. Situación que no es extraña, pues la industria farmacéutica es la que más invierte en lobby en EEUU.

Contradictoriamente, Estados Unidos es el país que más ha usado la licencia obligatoria y cuya posición oficial es respetar los derechos de propiedad intelectual y el uso de las salvaguardas para proteger la salud pública.

Es necesario nuevamente recordar al gobierno que las licencias obligatorias forman parte del sistema de patente y nacen con el mismo acuerdo en la OMC, su uso en los países es tan legítimo como otorgar patentes y solo requiere la voluntad política, sin intervencionismo y con la sola convicción de proteger los interés públicos.

Monopolios, cáncer y salud: van por más

Artículo escrito por Alejandra Alayza, publicado en el diario La República. El debate sobre acceso a medicamentos está caliente como este verano. Pacientes y médicos denuncian la limitadísima cobertura de los caros seguros privados. En las compras públicas, el Estado termina pagando sobreprecios –con recursos de todos los peruanos– por medicamentos que se venden carísimos, abusando de las posiciones de dominio de los laboratorios. Una cada vez más ambiciosa industria farmacéutica se las juega aquí y en la cochinchina, por mantener sus millonarias ganancias.

 Los medicamentos no son naturalmente caros. Un sistema de propiedad intelectual, diseñado como anillo al dedo de una de las industrias más ricas del planeta, elimina la competencia elevando los precios y ampliando ganancias. La bondad en la producción de medicamentos para salvar vidas se opaca por las estrategias de ganancias del sector farmacéutico. Durante el 2013, el margen de ganancia de los cinco principales laboratorios farmacéuticos fue alrededor de 20%, sólo el gigante norteamericano Pfizer llegó a ganancias del 42%. Tremendo negocio y dramática forma de acumulación a costa de la salud de las personas.

 Para mantener estas ganancias, los laboratorios le han puesto el ojo al nuevo y creciente mercado de medicamentos biológicos (derivados de organismos vivos o células). Sí, ese mercado tan sensible en el que están los tratamientos contra el cáncer.

Asegurarse el monopolio en este nuevo mercado es un billete de lotería premiado. Para ello, la gran industria farmacéutica viene influenciando para  bloquear el ingreso de los biosimilares (equivalente a los genéricos) tanto en las políticas nacionales, como en las reglas globales.

 En el Perú la batalla ya se ha iniciado y tiene dos frentes muy concretos (que como siempre quieren pasar piola). Desde junio del 2014 (como denunció este diario), el ingreso de biosimilares al mercado peruano (para generar competencia y por lo tanto reducción de precios) fue limitado debido a una medida cautelar interpuesta por Asociación Nacional de Laboratorios Farmacéuticos-Alafarpe, impidiendo a la Digemid el registro de estos medicamentos. Y por otro lado, en la negociación del llamado TPP donde los Estados Unidos han puesto muy claro su interés (y claro los de las ganancias de su industria farmacéutica) de incluir 12 años de protección (datos de prueba) de los medicamentos biológicos limitando por este periodo la competencia. Tremendas perlas. Lo cierto es que frente a ambas el gobierno peruano puede y debe actuar, garantizando el ingreso de biosimilares al mercado nacional, y no asumiendo compromisos perversos en el TPP. Una decisión valiente y autónoma es lo que corresponde ahora. 

martes, 17 de febrero de 2015

Nunca es tarde para bien hacer; haz hoy lo que no hiciste ayer: ¡Licencia Obligatoria para Atazanavir YA!

Artículo escrito por Ana Romero de RedGE, publicado en el Diario UNO. Mi abuela siempre repetía este refrán, que debo decir, muy poco lo he escuchado en estos últimos tiempos pero creo que es perfecto como mensaje para el Presidente Ollanta Humala, a quien le toca decidir YA sobre la licencia obligatoria para el Atazanavir (medicamento usado para el VIH/SIDA). 

Las diferentes organizaciones de la sociedad civil, que venimos trabajando por el acceso a medicamentos y que venimos exigiendo desde hace ya bastante tiempo la licencia obligatoria para Atazanavir, debemos sonar como un disco rayado repitiendo -para muchos- “la misma cantaleta”. Y seguiremos en esta insistencia, y es que creemos realmente en la necesidad de este otorgamiento. Efectivamente ya lo venimos advirtiendo más de un año, alertando acerca del sobre gasto en que se incurre en la compra de este medicamento y el Gobierno es quien tiene la responsabilidad de que esto continúe o no.

No entendemos por qué no se decide finalmente otorgar la licencia obligatoria. Se han presentado los distintos fundamentos que muestran que es totalmente viable, que no contraviene ningún tratado, que no contraviene ninguna ley y que por el contrario permitiría beneficiar a todos los ciudadanos y ciudadanas. No se trata de solo de un medicamento, sino se trata de un sobregasto que no podemos permitir siga realizándose, sobre todo si tenemos un sector que está en crisis en diferentes aspectos, en infraestructura, equipamiento, recursos humanos, entre otros.

Sabemos que el Ministro Consejero de la Embajada de los Estados Unidos Lawrence J. Gumbiner ha sostenido reuniones con diferentes funcionarios del Gobierno peruano para hablar sobre el tema de las licencias obligatorias,  no voy a afirmar nada sobre esta reunión ni las intenciones que podrían tener, pero sería interesante conocer los resultados de estas conversaciones. Y por otro lado sabemos que Presidencia ha sostenido estos días reuniones con funcionarios de los diferentes ministerios, como el Ministerio de Economía y Finanzas y del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo, en quienes confiamos que cumplirán con su función de cautelar los recursos públicos y no permitir el sobregasto en medicamentos.

También confiamos –y queremos confiar- en el buen criterio del Gobierno para tomar la decisión en favor de la Licencia Obligatoria para el Atazanavir. 

Ver documento